Reparaciones más comunes en la superficie de una cisterna antes de impermeabilizar

¿Cómo reparar la superficie de una cisterna? | PASA

Impermeabilizar elementos en constante contacto con el agua es crucial para evitar filtraciones, fugas y la aparición de hongos y contaminantes. Una cisterna, especialmente si está fabricada con concreto, necesita estar en excelentes condiciones previo a la aplicación de impermeabilizantes.

En esta ocasión te contamos cuáles son las reparaciones más comunes que se necesitan realizar en la superficie, así como una recomendación para impermeabilizar posterior a estos procedimientos.

¿Qué reparaciones realizar en la superficie de una cisterna?

Sin importar el tipo de procedimiento, siempre antes de aplicar un sistema de impermeabilización, es crucial reparar las superficies. 

Para hacer una correcta reparación, es importante comenzar con la inspección de los puntos críticos, los elementos principales a detectar son los siguientes:

Oquedades

Se trata de un agujero o hueco ubicado dentro de un cuerpo sólido. En el caso de las cisternas, las oquedades pueden manifestarse como un hoyo o secciones con vacío en cualquier parte de los muros de concreto. De existir alguna, debe sellarse con mortero de cemento o con hormigón (de acuerdo al tamaño del agujero).

Juntas

Las juntas son pequeños espacios entre dos superficies que se encuentran entre sillares o ladrillos. Tienen la función de brindar flexibilidad y movimiento. Se recomienda revisar que estas estén rellenas y en buenas condiciones.

Cimbra o tablones embebidos

Estas son estructuras auxiliares que sirven para sostener el peso de una estructura de manera provisional. Aunque no es un problema común, suele suceder que durante la construcción de la estructura, tablones o materiales ajenos al concreto caen dentro del concreto fresco. 

Si quieres evitar fugas en el futuro, realiza una inspección a fondo y retira cualquier material que no pertenezca a la cisterna.

Elementos contaminantes

Si se realiza la impermeabilización en cisternas que han sido utilizadas anteriormente, es de suma importancia revisar que no existan hongos o manchas de humedad. En el caso de estructuras nuevas, es necesario confirmar que elementos como desmoldantes o membranas de curado se han retirado correctamente.

¿Qué impermeabilizante aplicar luego de la reparación?

Una vez hecha cualquiera de las reparaciones anteriores, debes completar el proceso impermeabilizando la cisterna para obtener un acabado y resultados óptimos que protejan la estructura por más tiempo. Para ello es necesario utilizar productos de calidad como SELLO PASA® A, formulado especialmente para este tipo de aplicaciones en superficies que están en contacto continuo con agua, además es muy resistente a la presión, lo que impide el paso de la humedad y la formación de salitre, y no es tóxico, por lo que puede aplicarse en depósitos de agua potable.

¿Cómo se aplica SELLO PASA® A?

Es muy sencillo:

  1. Agregar 6,5 L de agua limpia por cada saco de 25 kg.
  2. Mezcla bien hasta que quede muy homogénea, hidratando y asegurándote de que no queden grumos.
  3. Haz una limpieza profunda sobre la superficie con un cepillo de alambre, cuidando eliminar grasa, óxido, pintura o partículas sueltas (en caso de muros o pisos de concreto mordenta, con una solución de ácido muriático al 10%).
  4. Luego, neutraliza con una solución diluida de amoniaco.
  5. Lava con una solución de agua y detergente, y enjuaga con abundante agua.
  6. Humedece la superficie.
  7. Aplica con una llana (metálica o plástica), o con una brocha o cepillo de pelo suave. 

Conoce más sobre este increíble producto, uno de los más recomendados también por su precio.

SÍ TE GUSTÓ ¡COMPÁRTELO!

Facebook
Google+
Twitter

Deja un comentario